Tuesday, May 18, 2010

Hernán Rivera Letelier recibe el Premio Alfaguara en España y revela la clave de su éxitoJurado elogió la novela "El arte de la resurrección" y la comparó con las de García Márquez, Juan Rulfo y Vargas Llosa. Para el escritor chileno, parte del logro está

Hernán Rivera Letelier recibe el Premio Alfaguara en España y revela la clave de su éxito

Jurado elogió la novela "El arte de la resurrección" y la comparó con las de García Márquez, Juan Rulfo y Vargas Llosa. Para el escritor chileno, parte del logro está en una singular cábala.
EFE
Martes 18 de Mayo de 2010 12:20

El escritor aseguró que el 11 es su número de la suerte. ''El arte de la resurrección'' es su undécima novela.
Foto: Alejandra Fuenzalida

FacebookDeliciousMy Yahoo!IgoogleImprimirEnviarAumentar tamaño de letraReducir tamaño de letra

MADRID.- El escritor chileno Hernán Rivera Letelier dijo sentirse como "un impostor que le usurpa el puesto a alguien" al recibir esta mañana el Premio Alfaguara por "El arte de la resurrección". Sin embargo, esta novela parecía predestinada a algo grande: Es la undécima de su trayectoria y, según cuenta, el once es su número de la suerte.

"Todo lo importante que me ha pasado en la vida tiene que ver con el número once", bromeaba Rivera Letelier tras recibir este galardón, dotado con 175 mil dólares, por una novela en la que recrea las andanzas del Cristo de Elqui, un iluminado que se creía la reencarnación de Cristo y que en los años 40 recorrió parte de Chile dando sermones.

En esta novela, el primer premio literario que se puede leer ya en "e-book", late "la música interior de cada palabra" y cuenta "una historia que es actual, pero podría ser medieval, renacentista o de cualquier época, porque refleja pasiones profundas que nunca han cambiado", afirmó hoy el presidente del jurado del Premio Alfaguara, Manuel Vicent.

"El arte de la resurrección" es una novela "barroca al estilo latinoamericano" y está a la altura de las obras de "García Márquez, Juan Rulfo o Vargas Llosa", subrayó Vicent.

Sonriente y relajado, pese a que le esperan varios meses de promoción de su novela por veinte países, Rivera Letelier contó que, desde que empezó a tener éxito con la literatura, "hace quince años", se siente "como un impostor".

Pero hoy esa sensación era "más potente" y en cualquier momento esperaba que alguien le diera "un puntapié" y lo enviara de vuelta a Chile, "al desierto de Atacama", donde vivió durante 45 años.

"Ese desierto es mi hábitat, mi Comala, mi Macondo, mi Santa María", dijo Rivera Letelier antes de recordar cómo el personaje del Cristo de Elqui se fue abriendo paso poco a poco en varias de sus novelas y, en cierto modo, le estaba pidiendo a gritos que le dedicara una entera.

Tras investigar la vida de Domingo Zárate Vega, el iluminado al que luego llamarían el Cristo de Elqui, Rivera Letelier se dio cuenta de que "el Cristo había sabido elegir a quién tenía que contar su historia", y ése no era otro que el autor de "Los trenes se van al purgatorio".

"No podía ser otro en Chile el que contara esta historia, porque yo tenía en mis genes el lenguaje para hacerlo", afirmó Rivera Letelier, para recordar a renglón seguido que ese lenguaje lo aprendió de su padre, que fue predicador.

En la novela premiada logró crear "un Cristo humano, humanamente divino o divinamente humano", añadió. "El primer milagro de este Cristo es haberme dado este Premio", decía Rivera Letelier, antes de contar que todo lo importante de su vida tiene que ver con el número once.

Rivera nació "un día 11" y el primer texto que escribió fue una redacción escolar "a los once años". En 1997 realizó su "primer viaje a Europa como escritor" y estaba "muy asustado", porque pasar de la pampa chilena a París no era fácil. Cuando el avión aterrizó el cuentakilómetros marcaba el 11.111, y Rivera supo desde ese momento que le iba a ir bien en Francia.

Años más tarde lo hicieron Caballero de la Orden de las Letras: "de minero a caballero", decía hoy el escritor. Además, un 11 de noviembre a las 11:00 horas le entregaron el Premio del Consejo Nacional del Libro, por "La reina Isabel cantaba rancheras", la novela que le cambió la vida y que le permitió pasar de "proletario a propietario".

Y, de momento, su suerte acaba con "El arte de la resurrección", su undécima novela, merecedora de un premio tan importante como el Alfaguara.

FUENTE:
Saludos,
 
RODRIGO  GONZALEZ  FERNANDEZ
DIPLOMADO EN RSE DE LA ONU
DIPLOMADO EN GESTION DEL CONOCIMIMIENTO DE ONU
Renato Sánchez 3586, of 10 teléfono: 56-2451113
Celular: 93934521
WWW.CONSULTAJURIDICA.BLOGSPOT.COM
SANTIAGO-CHILE
Solicite nuestros cursos y asesoría en Responsabilidad social empresarial-Lobby corporativo-Energías renovables. Calentamiento Global- Gestión del conocimiento-Liderazgo,Energias Renovables.(Para OTEC, Universidades, Organizaciones )