Monday, March 01, 2010

rse: Y dale con la gestión

Y dale con la gestión
23 de por josep maría lozano

Josep M LozanoEl día que nos miremos con una cierta perspectiva el camino recorrido bajo el paraguas de la RSE veremos con admiración los cambios que ha producido en el ámbito de la gestión. Cambios de todo tipo y que, pocos años atrás, nos hubieran parecido impensables. Cambios que nadie da por concluidos, al contrario: son cambios que fundamentalmente muestran el camino que todavía queda por recorrer.

 

El camino ha sido tan intenso, y sus exigencia a menudo tan acuciantes que me temo que, lentamente, hemos ido olvidando algo muy importante. La RSE ha sido desde los orígenes una indagación en busca de un modelo de gestión diferente, sin duda. Pero ha sido también algo más. Y ese algo más me atrevo a formularlo parafraseando el título del libro de Viktor Frankl: la empresa en busca de sentido. Los que hayan leído a fondo el libro lamentarán lo que parece una banalización por mi parte. Pido excusas por ello, aunque podría argüir que últimamente, por desgracia, a Frankl ya se lo está utilizando tanto para un fregado sermoneador como para un barrido de coaching. Pero banal o no, mi comentario pretende subrayar provocativamente algo que poco a poco se está desvaneciendo. Más allá de la RSE latía la pregunta y el compromiso por un modelo de empresa que tuviera sentido. Un modelo de empresa que, tras la època de la apoteosis del todo vale apostaba por determinadas prioridades y preferencias y, por consiguiente, excluía a otras. Un modelo de empresa consciente de que las personas no vivimos en un mercado, sino en una sociedad. Y que la vida social no requiere tan sólo crear instituciones y organizaciones, sino construir sentido para quienes vivimos y actuamos en ellas. La RSE apareció como una posibilidad de canalizar una cierta calidad humana en las organizaciones frente a determinadas prácticas organizativas, frente a ciertos modelos de gestión y frente a unas cuantas actuaciones empresariales que no producen tan solo pésimas consecuencias, sino que son también en si mismas tóxicas y destructoras de sentido. Y por eso reducir a la RSE a un simple modelo de gestión es devolverla a un marco convencional, y recuperarla al servicio de la razón instrumental.

 

El dinamismo subyacente al desarrollo de la RSE, si se asume con seriedad y compromiso, requiere también un cambio de mentalidad y un cambio conciencia. El cambio de mentalidad se ha producido en muchos casos, a menudo de manera inadvertida, pero con efectos cada vez más irreversibles. Cuando este cambio se ha consolidado, curiosamente, queda más arraigado entre quienes lo han experimentado que los mismos cambios de gestión que ellos mismos quizás han propiciado. Algunos cambios en las prácticas de gestión pueden sufrir a causa de la coyuntura, pero quien ha cambiado su mentalidad ya nunca volverá a ver y a valorar a la empresa como lo hacía en el pasado. Y, por consiguiente, en la medida en que esté a su alcance, ya no estará dispuesto a dar por bueno cualquier contexto profesional.

 

Pero el cambio de conciencia va más allá. Desborda a la misma RSE, aunque ella también lo refleja y lo canaliza. Del mismo modo que no podemos gobernar la nueva sociedad con la vieja política, no podremos impulsar cambios institucionales con la vieja conciencia. La raíz última de la co-responsabilidad que reclamamos cada vez más solo puede estar engarzada en una nueva sensibilidad y en una nueva conciencia. Y este desarrollo debe plantearse en clave de humanidad. El reto de nuestro tiempo es un nuevo humanismo, y por eso –entre otras cosas- hablamos de un nuevo modelo de empresa. No habrá un nuevo humanismo sin empresas; pero determinados modelos de empresa hacen imposible e impensable cualquier tipo de humanismo. Esto es lo que nos estamos jugando.

 

Marcel Légaut escribió un libro maravilloso, impactante, subyugador, que llevaba por título El hombre en busca de su humanidad. De eso se trata, en último término. De verdad. No es una ingenuidad ni una trivialidad afirmarlo en este contexto. Porque remite a una necesidad de supervivencia y a un anhelo de vivencia arraigados, persistentes, que se pueden taponar, pero que no van a desaparecer. La RSE debe hablar de competitividad, productividad o stakeholders, faltaría más. Pero su sentido se juega en otro terreno. Porque en último término el hombre no va en busca de su competitividad, de su productividad o de sus stakeholders. El hombre va en busca de su humanidad.

 

Si no es capaz de conectar con este dinamismo, la RSE y todo lo que cae bajo su manto no será más que un azucarillo disuelto en lo convencional. Endulzará sin transformar. Porque hoy nuestras empresas (y nuestra sociedad) no necesitan solo gestión. Necesitan también, y a la vez, sentido de la gestión y construcción de sentido. Sin ellos la gestión no es acción humana. Es actividad; frenética, recurrente, agobiante. Son resultados, sí, pero sin por qué ni para qué.

 

Porque la sola gestión considerada en si misma de manera autosuficiente permite sin duda que la empresa crezca, se multiplique, se expanda y se implante en nuevos territorios. Pero sustituyan en esta frase "empresa" por "célula" y obtendrán una definición bastante aproximada de lo que es el dinamismo del cáncer.

 

www.josepmlozano.cat

[Si quieres recibir las novedades de mi blog por correo electrónico o por RSS, haz clik aquí]]

FUENTE: DIARIO RESPONSABLE
Saludos,
 
RODRIGO  GONZALEZ  FERNANDEZ
DIPLOMADO EN RSE DE LA ONU
DIPLOMADO EN GESTION DEL CONOCIMIMIENTO DE ONU
Renato Sánchez 3586, of 10 teléfono: 56-2451113
Celular: 93934521
WWW.CONSULTAJURIDICA.BLOGSPOT.COM
SANTIAGO-CHILE
Solicite nuestros cursos y asesoría en Responsabilidad social empresarial-Lobby corporativo-Energías renovables. Calentamiento Global- Gestión del conocimiento-Liderazgo,Energias Renovables.(Para OTEC, Universidades, Organizaciones )

OTRO DE NUESTROS GURUES: Redefiniendo la globalización

Redefiniendo la globalización

Pankaj Ghemawat

Título original:
Editorial:
Año publicación: 2008

Redefiniendo la globalización de Pankaj Ghemawat:

En contra de lo propuesto Thomas Friedman, el profesor de Harvard Business School y del IESE Pankaj Ghemawat cree que la tierra no es plana, sino acaso sólo semi-globalizada. Este libro nos explica sus razones y nos ofrece las claves para crear una estrategia corporativa global que contemple las diferencias entre países, no sólo socio-culturales, sino también administrativas y económicas.


"Este libro constituye un estudio original y profundo sobre la globalización, y posiblemente una de las contribuciones académicas más decisivas al estudio de la internacionalización de las empresas de los últimos 30 años."
Jordi Canals. Director general, IESE Business School

"Pankaj Ghemawat es una de esas personas que combina el conocimiento académico con la vida práctica de los negocios. Redefiniendo la globalización hace un balance entre los elementos locales y globales que afectan para definir el éxito en una economía cada vez más globalizada".
Michael Porter. Cátedra Bishop William Lawrence University, Harvard Business School

"Las firmas internacionales deben reflejar cómo coordinar sus compromisos alrededor del mundo. En este libro, Pankaj Ghemawat hace un acercamiento original para enfrentarse a estos nuevos retos."
José Ignacio Goirigolzarri. Consejero Delegado, BBVA
FUENTE:
Saludos,
 
RODRIGO  GONZALEZ  FERNANDEZ
DIPLOMADO EN RSE DE LA ONU
DIPLOMADO EN GESTION DEL CONOCIMIMIENTO DE ONU
Renato Sánchez 3586, of 10 teléfono: 56-2451113
Celular: 93934521
WWW.CONSULTAJURIDICA.BLOGSPOT.COM
SANTIAGO-CHILE
Solicite nuestros cursos y asesoría en Responsabilidad social empresarial-Lobby corporativo-Energías renovables. Calentamiento Global- Gestión del conocimiento-Liderazgo,Energias Renovables.(Para OTEC, Universidades, Organizaciones )

La Prisa y La Palabra

lunes 1 de marzo de 2010

I have a dream

Estaba en una manifestación de esas que se suceden estos días por Madrid, y a mi lado, Belén Esteban no paraba de gritar eso de ¡Andreita cómete el pollo! a Pepiño Blanco. A su lado, John Cobra, el rapero expresidiario se agarraba el paquete a dos manos y le gritaba como un poseso a María Teresa Fernández de la Vega, lo mismo. Todo me pareció normal hasta que me dieron un empujón Lina Morgan y María Antonia Iglesias que bailaban "Soy un Tsunami" mientras Carmele Marchante cantaba abrazada a Moratinos, que junto a Pedro Zerolo, Jaleaban a Pipi Estrada que le daba patadas en los huevos a Jimmi Giménez Arnau mientras éste llamaba cornudo a Jaime Peñafiel que discutía con Terelu Campos sobre el peinado de la Duquesa de Alba. ¡Aquello era irracional! menos mal que vi a Leire Pajín y pensé que daría un poco de sensatez a aquella manifestación popular, pude escuchar que hablaba de un acontecimiento planetario con Rafa Mora y éste le decía que a él solo le interesaban mujeres y hombres y viceversa, igual que a Bibiana Aído, decía ella.
Ya lo había dado todo por perdido cuando empecé a ver las banderas rojas de los sindicatos y al frente de la manifestación, en extraordinaria armonía, se encontraban: Julián Muñoz, Luis Roldán, Juan y Alfonso Guerra que creí que ya no tenían nada que decir... pero lo mejor fue poder oír cantar al Gran Wyoming con ZP y con Jorge Javier Vázquez esa estupenda melodía de su programa.
Me tranquilicé tanto que abandoné la manifestación y cambié de plano, me fui por una calle solitaria tatareando la misma canción y pensé que, seguramente, todo esto me había ocurrido porque Pilar Rubio estaba perdiendo audiencia.


¿O me estará volviendo loco esto de la crisis y el paro?

Madrid, 1 de marzo de 2010

 
RODRIGO  GONZALEZ  FERNANDEZ
DIPLOMADO EN RSE DE LA ONU
DIPLOMADO EN GESTION DEL CONOCIMIMIENTO DE ONU
Renato Sánchez 3586, of 10 teléfono: 56-2451113
Celular: 93934521
WWW.CONSULTAJURIDICA.BLOGSPOT.COM
SANTIAGO-CHILE
Solicite nuestros cursos y asesoría en Responsabilidad social empresarial-Lobby corporativo-Energías renovables. Calentamiento Global- Gestión del conocimiento-Liderazgo,Energias Renovables.(Para OTEC, Universidades, Organizaciones )