Tuesday, October 13, 2009

José Celestino Campusano: El cine en bruto

José Celestino Campusano: El cine en bruto

Vil Romance es, sin duda, una de las películas más paradigmáticas que ha dado el cine argentino en décadas. Su director, José Campusano, habló en exclusiva con EscribiendoCine sobre un cine que despierta amores y odios al unísono, pero que es imposible que pase desapercibida.

Tu película es de temática gay. En los últimos años el cine argentino produjo varias (Ronda nocturna, Tan de repente, entre otras), ¿qué aspectos considerás que singularizan a la tuya?
El tema de comparar es siempre algo odioso. Venimos viendo eso de forma regular. En líneas generales los periodistas tienden a comparar con lo ya conocido. No pueden percibir algo nuevo si no es a partir de la comparación. O sea, ni bien lo comparan ya lo asimilan. Si no lo comparan es como que no merece un análisis tan original como original pretende ser la obra, que sería bueno que sea así.

En tu caso ¿qué singularidades tiene la película?
La singularidad es que no hay eufemismos, no hay término medio, pudores... Una historia como ésta hay que contarla con todas las notas. No empecemos con las medias tintas ni con los prejuicios. Esto se vive de una manera muy intensa. 

¿Para vos es una suerte de realismo crudo?
Sí, pero no exacerbadamente crudo. Es como la lógica de los acontecimientos lo va proponiendo. Yo simplemente respeto esa rítmica. El universo lo propone y yo lo acepto como tal porque he estado muy cerca de estas situaciones y trato de mantener principalmente eso: la pulsión del universo. No inventar cosas que se corresponden con una estrategia compositiva que terminan alejándose de la verdad. Lo hace funcional un guión. Y lo hace menos objetable, pero a mí no me interesa eso. A mí me interesa que yo a vos no te subestimo como espectador, y que te estoy dando una cuota de verdad que puedo percibir. 

¿Dónde se desarrolla la película?
Se filmó íntegramente en Quilmes, Berazategui, y Florencio Varela. 

Volviendo al (odioso) tema de la comparación. Pareciera como que hay determinada zona del conurbano que no está muy representada por el cine. Pienso en el caso de Perrone, pero en la zona oeste. ¿Siempre imaginaste este contexto?
Es que realmente ocurrió en este contexto. 

¿Qué percibís que le pasa al espectador con la película y con la realidad que está mostrando?
Es importante tu pregunta, porque siento como algo extraño: el espectador en sí también compara. Ve que se parece a una película de los años '70 que tuvo una resolución en este sentido o en otro. De alguna manera tiene un referente. Si ves algo más te das cuenta de que no tiene un referente. Es de mala leche... No me busco parecer a otro director, ni que la película se parezca a otra. Quiero que sea otra cosa, que tenga una unidad conceptual completamente propia.

¿Cómo conociste a la pareja de actores protagónicos?
Es parte de un proceso bastante sutil. No trabajo mucho con actores, honestamente. Está el tema de la metodología actoral. Cuando alguien cree que hay un contenido y que tiene que ser considerado por ese contenido, por lo general hay demandas. Yo no estoy para eso. No tengo paciencia ni tiempo y no acepto los caprichos de nadie. Entonces me relaciono con otra gente que es de armas llevar, de poner el cuerpo, y que no va a poner medias tintas. Nos tratamos de igual a igual y nos ponemos de acuerdo entre ambos para conseguir el producto. ¿Cómo llegué a ellos? Es muy extremo. En realidad cuando llego yo ya sé que son ellos. No puedo no saberlo, porque para filmar hay que hacerlo en el momento. Eso de postergar... no me interesa en absoluto. Se le pone fecha y se filma sí o sí. Considerando esta tesitura, la gente tiene que aparecer y tiene que estar. Tiene que ser la persona adecuada para este tipo de empresa. Por ese tipo de rigor en la elección aparecieron las personas justas que fueron Oscar y Nehuén.

¿Tenés algún tipo de formación cinematográfica?
He estudiado, pero no completé ningún curso. No tengo mucha paciencia... Me levantaron un par de clases por asambleas dos o tres veces y me harto... Estudié en Avellaneda.

¿Fue complicado hacer la película?
Hay un trabajo previo que lo hago yo sólo. Son ciertas específicas locaciones, personajes, aspectos que sí o sí tienen que estar. Es un área que manejo yo, porque ahí está la identidad formal y visual. 

Describís en la película un contexto crudo pero a la vez visible.
Es cruda depende a la visión de quien. Si la ponemos bajo tela de juicio de un irakí es una comedia. Delante de alguien que nació en una zona pudiente, que nunca fue a una calle, que vive de country en country se muere de horror. 

Si bien no te gustan las comparaciones, me parece valioso eso. Normalmente el mundo gay se representa como un mundo sofisticado, consumista.
No se pintan los ojos, no usan ropa de mujer. Son masculinos que tienen un gusto por el mismo sexo. Tienen toda la dureza de alguien que ha vivido y sobrevivido en las calles. Yo he conocido delincuentes que son homosexuales y son durísimos. No vayas a insultarlos porque tenés un problema grave. Son asumidos pero son ultra violentos. 

La película señala la naturalización sobre la violencia, aparece "familiarizada". 
Conozco tres o cuatro casos de familias que han matado un integrante. Y no pasa nada, ni se sabe qué hicieron con el cuerpo, si le pagaron a alguien o lo enterraron. La gente pone excusas de que viajó... Esto fue a lo largo de muchos años. No es nada raro. 

También trabajás sobre las relaciones endogámicas. 
Son ecuaciones. Si una persona tiene un libido muy alta y tiene alguien que le hace de apoyo... ya está. Generás un entorno donde las cosas son muy distintas. Un ejemplo. Una zona tranquila de Ezpeleta. De repente surge un líder delictivo. Automáticamente cuatro o cinco pasaron a una zona delictiva. El líder desaparece o se muere y eso se diluye. La influencia de un humano sobre otro es tremenda. 

Aparece muy trabajado el tema de la mirada. La mirada de los hombres entre sí, la mirada como señal de las relaciones de poder. Hay un personaje central que es la madre. 
Es un personaje real. Es realmente la madre. 

Si bien hay una mirada crítica, la película no juzga a los personajes.
No hay moral. No bajo línea. Ninguna película mía tiene carga moral. El universo tampoco la tien

--
Fuente:
Difundan libremente  este artículo
CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU

www.consultajuridica.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
www.respsoem.blogspot.com
Oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02- 2451113 y  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile