Saturday, July 18, 2009

murió el filósofo Leszek Kolakowski

De exégeta a crítico del marxismo: murió el filósofo Leszek Kolakowski

 

El destacado filósofo polaco Leszek Kolakowski, que pasó de defensor a implacable crítico del marxismo, murió a los 81 años de edad.

 

El filósofo polaco Leszek Kolakowski, conocido por sus estudios sobre el marxismo, murió el viernes (18.07.2009) en la ciudad universitaria británica de Oxford.

El Parlamento polaco le dedicó un minuto de silencio. El jefe del Parlamento, Bronislaw Komorowski, dijo que Kolakowski tuvo grandes méritos en la lucha por una Polonia libre y democrática.

Lech Walesa es llevado en andas en medio de una manifestación del sindicato Solidaridad, Polonia 1980. Kolakowski lo apoyó.Bildunterschrift: Lech Walesa es llevado en andas en medio de una manifestación del sindicato Solidaridad, Polonia 1980. Kolakowski lo apoyó.Kolakowski era considerado un excelente conocedor del marxismo. Después de estudiar filosofía en Lodz y Varsovia dirigió una cátedra de marxismo-leninismo en la Universidad de Varsovia. Fue miembro del Partido Obrero Unificado Polaco (PZPR), pero fue expulsado de él en 1966 por su postura crítica.

Después de la campaña gubernamental antisemita en Polonia en marzo de 1968, Kolakowski abandonó el país. El filósofo viajó a París y luego a Reino Unido. Enseñó, entre otras, en las universidades de Oxford, Yale y Berkeley.

"La mayor fantasía del siglo XX"

El destacado filósofo polaco Leszek Kolakowski, quien se volvió en contra de sus ideas marxistas, etiquetó a su vieja doctrina como "la mayor fantasía del siglo XX".

El autor adquirió relevancia internacional con su obra "Las principales corrientes del marxismo". Kolakowski vivió y enseñó principalmente en Oxford desde que dejó la Polonia comunista.

Un marxista ortodoxo al comienzo en la Polonia de posguerra, Kolakowski se desencantó progresivamente y sus peticiones de una versión más democrática del socialismo, "un socialismo con rostro humano", le llevaron a chocar con los censores, que finalmente le forzaron a irse a Occidente.

En el exilio, primero en la universidad de Berkeley, en California, y luego en Oxford, Kolakowski escribió libros sobre la historia de las ideas que culminaron en la obra "Las principales corrientes del marxismo", publicada en 1978, una crónica sobre el origen, ascenso y declive de la filosofía de Karl Marx.

"Stalin, corolario lógico del marxismo"

José Stalin: Bildunterschrift: Großansicht des Bildes mit der Bildunterschrift:  José Stalin: "corolario lógico del pensamiento marxista". Kolakowski argumentó que la crueldad totalitaria de la Unión Soviética de Josef Stalin fue el corolario lógico del pensamiento marxista.

Desde el Reino Unido, el escritor apoyó al movimiento democrático Solidaridad, que finalmente derrocó al régimen comunista polaco en 1989. En sus últimos años, Kolakowski escribió obras e historias cortas y se interesó por temas religiosos.

"Hemos perdido a un hombre que prestó servicios memorables a la causa de una Polonia libre y democrática", dijo el presidente del Parlamento polaco, Bronislaw Komorowski, a los diputados que realizaron un minuto de silencio por el autor.

PK/dpa, Reuters

Editor: José Ospina Valencia


Fuente:
Difundan libremente  este artículo
CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
 
www.consultajuridica.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
www.respsoem.blogspot.com
Oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02- 2451113 y  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

Errol Flynn vivió peligrosamente, pero nunca fue ni nazi ni bisexual

Errol Flynn vivió peligrosamente, pero nunca fue ni nazi ni bisexual
Se cumple medio siglo desde que nos dejó el Robin Hood más genuino, el hombre que inmortalizó el Séptimo de Caballería, el héroe de "La carga de la brigada ligera" y "Objetivo Birmania".
El general Custer (Errol Flynn) se despide de su mujer (Olivia de Havilland) antes de partir para el combate en el que sabe que morirá "con las botas puestas": una de las escenas más delicadamente románticas de la historia del cine.
En septiembre de 1959 se publicaba el libro My wicked, wicked days, las memorias de Errol Flynn, el héroe aventurero de clásicos como Robin de los Bosques, El capitán Blood, La carga de la brigada ligera, Murieron con las botas puestas u Objetivo Birmania.

Exceso e ingenuidad

Tenía cincuenta años cumplidos el 20 de junio, una carrera que comenzaba a reponerse tras años de vacilación (en las dos últimas temporadas Errol había intervenido en películas sobresalientes como Fiesta, de Henry King, al lado de Tyrone Power, Ava Gardner y Mel Ferrer, y La raíces del cielo, de John Huston, con Trevor Howard y Juliette Grecco), pero una salud seriamente resentida a causa de décadas de vida disipada y abusos de todo tipo.
 
Errol vivía peligrosamente y las páginas de su libro describen de forma encantadora, a veces ingenua, sus aventuras, sus ilusiones, sus fracasos (sobre todo la estafa de la que fue objeto y que le dejó arruinado en Europa, con una película colgada, William Tell, y deudas por doquier) y sus relaciones con las mujeres. Tres matrimonios (Lili Damita, Nora Eddington, Patrice Wymore), infinidad de romances, una existencia al límite de la que Errol, aun consciente de sus errores, se sentía orgulloso.
 
El libro se lee de un tirón, asombra por su sinceridad y revela el carácter abierto de su protagonista, y también su optimismo, que se resume en sus últimas frases: "Acabo de cumplir cincuenta años, estoy iniciando la segunda parte del camino de la vida, pero sé que el telón aún está lejano". Apenas dos meses después, el 14 de octubre de 1959, Errol Flynn moría en Vancouver (Canadá) víctima de un infarto pero con un cuadro médico aterrador que prácticamente le impedía ya trabajar. A su lado, la apenas veinteñaera Beverly Adland, a la que conoció en una fiesta y a la que se había llevado como coprotagonista en su última película, la modesta producción semidocumental Cuban rebel girls, rodada en los estertores de la Cuba de Fulgencio Batista y en los inicios de la revolución de Fidel Castro.

La inventiva de Higham

Tras la muerte de Errol Flynn aparecieron multitud de leyendas urbanas sobre sus hazañas, sus excesos y sus anécdotas personales. Un individuo llamado Charles Higham llegó a publicar una escandalosa biografía: Errol Flynn. The untold story. En sus páginas, aparte de numerosas elucubraciones sobre aspectos más o menos oscuros de la vida del actor, se alcanzaba el paroxismo al describir no sólo centenares de relaciones con mujeres sino orgías de toda índole, bisexualidad, drogas, alcohol... y como colofón un presunto sensacional descubrimiento: Errol Flynn, el gallardo Robin Hood que casi muere en Madrid en 1937 haciendo reportajes sobre la guerra civil española, era en realidad un espía nazi, amigo de varios prebostes del nacionalsocialismo a los que siempre apoyó en secreto hasta el final de su vida.
 
Higham manipulaba documentos secretos desclasificados, y con pruebas circunstanciales o amistades peligrosas de Errol construía su tesis. Años después hubo de reconocer que había llegado demasiado lejos en sus conclusiones, aunque continuó difundiéndolas. Sencillamente varios de los documentos eran falsos y no había la menor prueba de actividad de espionaje en la vida de Errol Flynn. También sus ex esposas desmintieron radicalmente algunas de las actividades sexuales que Higham atribuía con todo desparpajo al actor, cuya vida privada ya contenía numerosos elementos morbosos sin necesidad de inventarse otros nuevos.
 
La nueva documentación rebatiendo las actividades de espionaje y la presunta bisexualidad se contienen en las obras Errol Flynn: The Spy who never was (Citadel, 1990), de Tony Thomas, y My days with Errol Flynn: The Autobiography of a Stuntman (Roundtable, 1988), de Buster Wiles.
 
El Errol Flynn de verdad

La web Inlikeflynn.com, mantenida por su hija Rory, es también una magnífica fuente de información para conocer la vida y la época de un actor de leyenda, de un mito auténtico y perdurable como Errol Flynn.
 
La edición española de las memorias del actor (que ya fueron traducidas hace años con el título de Gallardo y calavera) constituye una magnífica oportunidad para adentrarse en una historia tan atrevida y fascinante como la mejor novela de aventuras: Errol Flynn, aventuras de un vividor (T&B Editores) supera con creces la ficción de muchas peliculas
 
 
Fuente:elsemanaldigital
Difundan libremente  este artículo
CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
 
www.consultajuridica.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
www.respsoem.blogspot.com
Oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02- 2451113 y  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

Pobre Umberto Eco

Pobre Umberto Eco


Marcos Winocur (Especial para ARGENPRESS CULTURAL)

Desde hace tiempo circulan las novelas salidas de la pluma de Umberto Eco. La primera, publicada hace más de dos décadas, fue un éxito total: una auténtica narrativa que, sin acatar los moldes de los best sellers, alcanzaba la venta de estos, diez millones de ejemplares de "El nombre de la rosa". La segunda novela, titulada "El péndulo de Foucault", dio lugar a un curioso fenómeno. Voy a suponer con generosidad que vendió un millón de copias, lo cual, en términos generales, es más que envidiable. Pero, si la comparamos con "El nombre de la rosa", resulta un fracaso: sólo alcanza el diez por ciento de las ventas.

¡Pobre Umberto Eco!

¿Qué debía hacer? ¿Festejar el millón o sumirse en el abatimiento por la caída en el número de lectores? Unos días optó por lo primero, otros por lo segundo. Y lo imagino decirse:

-Nunca debí salir del campo de la comunicación social, lo tengo merecido. ¿Cómo haré para evadir esta esquizofrenia, debo festejar o ponerme luto...?

Difíciles interrogantes, todo había comenzado como una curiosidad cuando Umberto dio con unos documentos concernientes a la vida monacal de hace varios siglos, y que acabaron pidiendo a gritos: ¡danos un argumento, haz de nosotros una novela! Difícilmente alguien hubiera podido resistir el ruego, y menos una pluma acerada como la de Umberto. Así nació "El nombre de la rosa", llevada luego al cine con éxito.

En todo caso, el error no estuvo en escribir la primera, sino la segunda... de ese modo se habrían evitado las comparaciones. Y la tercera, y la cuarta. Aplicando la reducción al diez por ciento, se pasa de diez millones a un millón de copias, a cien mil para la tercera novela y diez mil para la cuarta, titulada "Baudolino". Así, ni festejar ni ponerse luto: reincidir.

El hecho es que Umberto Eco es famoso por donde lo miren, como comunicador social de autoridad indiscutible y como autor de "El nombre de la rosa". Y bien ¿a qué más puede aspirar? ¿A los grandes premios? ¿Al Nobel de literatura? Y no me diga que él está excluido pues se otorga por el total de la obra de un escritor, y que la comunicación social no va como producción literaria. Fíjese que no. ¿Acaso no se lo dieron a Bertrand Russell y a Henri Bergson y los dos fueron filósofos? ¡Y también a Winston Churchill...! De modo que Umberto merece el Nobel pero otro es el motivo de no concedérselo: tal vez le sale sobrando. ¿Para qué le serviría? Fíjese. En 1980 le fue otorgado a Czesiwa Milosz. Mucho gusto. Y bien, ése fue el año de publicación de "El nombre de la rosa".

La celebridad de Umberto no la dan los premios, sino el reconocimiento de millones de lectores, de estudiantes y estudiosos, del hombre de la calle, de las multitudes que lo escuchan cuando los medios le abren las puertas. Cierto, siempre hay quienes piensan de otro modo y se obstinan en premiarlo, lo cual Umberto acepta con tolerancia infinita.

Y a pesar de todo, imagino que no es feliz. La gloria es un techo, una vez tocado ya poco queda por hacer. Por lo demás, a pesar del consenso que lo acompaña, no puede, tal los príncipes, dejar de sentirse solo. Es el "spleen" como precio de la fama. Lo imagino pues entrando a su biblioteca, encerrándose junto a uno de los anaqueles. ¿Cuál? El dedicado a las obras escritas sobre Umberto Eco. ¡Y las tesis de los alumnos de Comunicación Social...! Es casi una biblioteca borgiana, sin fin a la vista, textos en hebreo, sánscrito, chino de la dinastía Ming, etcétera.

¿Está Eco a la escucha de su eco? También eso se ha agotado, el Narciso ya nada puede contra el "spleen". Un Narciso de todos modos averiado, la caída en el número de lectores lo ronda sin darle paz: tú no eres un novelista, "El nombre de la rosa" fue un golpe de suerte y mejor no averiguar las ventas de la tercera novela salida de tu pluma. Debe reconocerse que la más reciente, titulada "Baudolino", no se conformará con los diez mil ejemplares que resultan de su cuarto lugar cronológico y de ir quitando un cero por novela a partir de aquellos locos diez millones. Ojalá sea así.

Y luego está la soledad de la cima. Haber llegado lo más alto y allí a nadie encontrar, deseando romper la soledad y a la vez no queriendo compartir la cima, se crea un tire y afloje, una tensión difícilmente soportable. Pobre Umberto Eco.

Y aquí la moraleja. Dios nos guarde de realizar nuestras mayores ambiciones, y con ellas la gloria. Es preferible asumirse como un buen perdedor que alcanzar el título de campeón de todos los pesos.

Pobre Umberto Eco.

Autor imagen: WIKIPEDIA

Marcos Winocur es argentino residente en México.



Fuente:
Difundan libremente  este artículo
CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN .
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
 
www.consultajuridica.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
www.respsoem.blogspot.com
Oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02- 2451113 y  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile