Wednesday, January 21, 2009

FONDA DEL RELOJCARRETERA Y MANTA

FONDA DEL RELOJCARRETERA Y MANTA

Con Darwin, sentado en la plaza

17.01.09 -

Vota

0 votos

0 votos1 votos2 votos3 votos4 votos

OpinaVer comentarios (0)ImprimirEnviarRectificar

Con Darwin, sentado en la plaza

Charles Darwin./ LV

Yo estuve allí en 1996, en un circuito que incluía otras ciudades de Gran Bretaña, entre ellas este lugar cuyo destino era exclusivamente tomar contacto con la personalidad de Darwin y su entorno, crónica viajera que vale la pena recuperar para responder a la exigencia de la efemérides, de plena actualidad.

Una estatua lo recuerda en la ciudad de su origen; es como si después de su aventura científica en el Beagle por las islas del Atlántico y el Pacífico y los mares del sur americano, Darwin hubiese decidido sentarse un rato a descansar en la plaza y esperar a la historia, o sea, a los turistas que garantizan un mínimo de interés recorriendo las calles de Shrewsbury. La verdad es que valió la pena echar un vistazo a este sitio y compartir con el amigo Charles en silencio, él en bronce, teñido de óxido en su sillón inmortal, las piernas cruzadas, el gesto sereno, y nosotros curioseando como niños el entorno. Una tribu que viene de lejos y se queda una noche en el Prince Rupert con el temor de que el hotel esté más atento a su anecdótico pasado que al aire acondicionado.

Charles Robert Darwin asiste al espectáculo de los visitantes que buscan en el mapa local la iglesia de Santa María, donde hay unos magníficos vitrales, unos de los más bonitos de Europa. Existe en Shrewsbury un museo cuyo principal atractivo es su arquitectura, que por otra parte es el principal signo estético de la población, sus casas de vigas cruzadas, formidables estructuras de roble y una gran variedad de fachadas que convierten la mayoría de las calles en una exhibición de la construcción tradicional, enriquecida a través de los tiempos con los más bellos edificios que caracteriza su inconfundible entramado.. Si hay que elegir me quedo con la IrelandŽs Mansión, y con el del propio hotel,con la sospecha de que aquel príncipe Rupert del siglo XV que dice el conserje que durmió allí una noche las pudo pasar canutas subiendo a pie excesivos peldaños de la estrecha escalera.

Junto a Darwin, en la plaza de adoquines al borde de la cuesta que lleva al centro, tomamos aliento para seguir hacia el castillo, en cuyo acceso hay una inscripción floral y un par de cañones que, como indican los rótulos, dispararon en 1939 y se muestran en la explanada ante la fortaleza repintados y absurdos en contraste con las almenas. El regreso al hermoso corazón de la ciudad, con los comercios ya cerrados -lo que le añade un sugerente quietismo a los barrios- es por itinerarios donde rivalizan las casas alineadas como para una exhibición, con sus carteles gremiales, y donde no faltan los anuncios de las multinacionales. Es como si el río Severn, casi un anillo que la rodea y que suele producir inquietantes inundaciones, fuese una inexistente frontera que cuida cierta intimidad de la zona -los floreros colgados, los bancos de madera en el exterior de las tabernas, las jardineras, los faroles- y también es como si un ángel medieval hubiera arrasado cualquier indicio de cables y antenas por encima de los tejados, con el Old Post Office, la vieja oficina de correos, que conserva intacto su antiguo perfil, como testigo.

-Que quiero yo decirle, míster Darwin, si no es molestia, que me gustó mucho su ciudad, ya lo creo que sí.

 

FRATERNALES SALUDOS,
Rodrigo González Fernández
DIOPLOMADO EN RSE DE LA ONU
www.consultajuridicachile.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.biocombustibles.blogspot.com
Renato Sánchez 3586 of. 10. Telef. 2451113
Celular: 76850061
Santiago-Chile
CONSULTE NUESTROS CURSOS Y CHARLAS A NIVEL NACIONAL E INTERNACIONAL  EN BIOCOMBUSTIBLES- RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL- ENERGIAS RENOVABLES- LIDERAZGO , PARA 2008