Sunday, September 07, 2008

La envidia de Hitler

Viernes, 05-09-08
POCO a poco, casi imperceptiblemente, a base de los típicos dientes de sierra con los que la izquierda va metiendo su doctrina en la cabeza de las gentes, como si fueran las tablas de la ley, la cultura de la muerte se va abriendo paso. Lo de las fosas y los registros de la horrenda memoria histórica no es un hecho aislado. Forma parte del frente común de una cultura de la muerte que recorre el mundo occidental y devora cualquier vestigio de esperanza depositada en la confianza que pueda inspirar la condición humana. En realidad, este culto a la destrucción de la vida humana, que avanza parejo con la deificación de la evolución darviniana, hunde sus penosas raíces en las maniobras abortistas del feminismo radical, allá por la década de los 70. El doctor Nathanson, sobre cuyas espaldas gravitan 75.000 niños masacrados según confesión propia, convertido hoy en apóstol pro vida, nos recuerda una y otra vez cómo pasó. También fue insensiblemente, con anestesia general. Una regulación legal que databa de principios del XIX quedó abolida en un par de años y dio paso al imperio de la mentira. Inmerso en esta nube negra —en la que nosotros estamos ahora— este judío neoyorquino que más tarde se integraría en la Iglesia Católica, mató a su propio hijo sin el menor remordimiento, con maquinal frialdad.
Todo esto ocurría en Estados Unidos y en Inglaterra hace cuarenta años. Ahora lo tenemos aquí, en el preciso momento en que aquella misma potencia puede tener una vicepresidenta marcadamente entregada a la lucha por la vida. Acaba de nacer su quinto hijo, abrazado con todo el cariño que es capaz de derrochar una madre, a sabiendas de que padecía el síndrome de Down. Y ha proclamado a los cuatro vientos que su hija de 17 años le dará un nieto y se casará con el padre de la criatura. Naturalmente, a las huestes les ha faltado tiempo para sacar no sé qué escándalos de corrupción. ¿Sacamos nosotros los de cualquier villorrio de la geografía española?
Mientras todo esto sucede en la cresta de la ola mundial, nosotros andamos enredados con las fosas, y con los otros restos humanos, los de los abortorios, los enfermos y los viejos inútiles. Si Hitler viviera seríamos su envidia. La selección natural está llegando a su plenitud, pero ya no en los países de vanguardia económica sino en los de medio pelo. En el Museo de Historia Natural de Londres, situado en un majestuoso caserón neo (no conservador), a no mucha distancia del Parlamento donde el aborto va desandando, conforme la ciencia avanza, los pasos dados antaño, encontramos la estatua de un Darwin satisfecho de sí mismo, sentado en una especie de trono de mármol, como Moisés, y presidiendo el gran vestíbulo central, desde el rellano de la palaciega escalera. Ha prevalecido sobre las religiones, como la raza aria intentó imponerse a las demás, y como las modernas sociedades están procurando desechar a cuantos les estorben en su imparable progreso hacia la autodevastación. Salvo que el destino —o la Providencia— se interpongan, por ejemplo, en forma de una madre de familia democráticamente elegida vicepresidenta del «imperio».

CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN LIBREMENTE
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en RSE de la ONU
www.consultajuridicachile.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.biocombustibles.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02-  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – BIOCOMBUSTIBLES  ,   y asesorías a nivel internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile