Friday, September 26, 2008

Un libro que transformó a un país

Un libro que transformó a un país


(El siguiente artículo pertenece a la publicación electrónica Rachel Carson)

Un libro que transformó a un país
Por Michael Jay Friedman

En 1992, una mesa redonda integrada por destacadas personalidades estadounidenses anunció su decisión en lo que respecta a la obra de la segunda mitad del siglo pasado que más profundamente influyó en el pensamientos y acto de la humanidad. Más personas se pronunciaron en favor de Silent Spring (Primavera silenciosa), de Rachel Carson, que de ningún otro título.

La perdurable influencia inspiradora de Silent Spring se deriva menos de la diligente investigación de Carson -incluso antes de su publicación, los críticos disputaron algunos de sus hallazgos- que de su prosa elegante, su presentación eficaz y lo oportuno de su publicación. La obra hizo que millones de personas, en Estados Unidos y en todo el mundo, concentraran su atención en una idea que estaban dispuestas a considerar cada vez más: que el uso indiscriminado de pesticidas amenazaba gravemente tanto la salud de los seres humanos como la del entorno en que vivían.

Tal como escribiera el historiador de la Universidad Yale Daniel J. Keveles: "Probablemente el libro de Carson influyó más que ninguna otra publicación o acontecimiento en el nacimiento del nuevo movimiento medioambiental que surgió durante los años sesenta".

Solamente pocas obras han catalizado similarmente a la opinión pública estadounidense como una fuerza transformadora. El impacto que tuvo Carson se compara con el de Thomas Paine, cuyo panfleto de 1776 Common Sense (Sentido Común) estimuló al apoyo popular a la independencia de Estados Unidos de Gran Bretaña. Entre las obras estadounidenses que ejercieron una influencia comparable podrían mencionarse también Uncle Tom's Cabin (La cabaña del Tío Tom) (1852) de Harriet Beecher Stowe, obra que dio ímpetu a la lucha contra la esclavitud, y The Jungle (La jungla) (1906) de Upton Sinclair, que describió los métodos insalubres empleados en los mataderos y que provocó la promulgación de leyes federales sobre la inspección de alimentos.

Conexiones tóxicas

Rachel Carson sospechaba desde hacía mucho tiempo que los pesticidas químicos, cada vez más poderosos, estaban siendo utilizados descuidadamente, y temía su impacto sobre el medio ambiente. En 1958, las investigaciones de Carson recibieron un impulso de sus amigos Stuart y Olga Huckins. Los Huckins eran propietarios de una reserva de aves silvestres en un terreno de casi una hectárea en las cercanías de Duxbury (Massachusetts). Después de que el gobierno rociara el área con pesticidas como parte de un programa de erradicación de mosquitos, muchos de los pájaros cantores nativos de la región perecieron y sus sitios de anidar, las charcas y sus lugares de baño quedaron contaminados.

Durante los cuatro años siguientes, Carson consultó a expertos científicos. "Cuanto más aprendía acerca del uso de pesticidas, más horrorizada me sentía", dijo después. "Me di cuenta de que aquí había material para un libro. Descubrí que todo lo que para mí era más importante como naturalista estaba en peligro, y que esto era lo más importante que yo podía hacer".

Carson concluyó que en un entorno natural de especies interconectadas, los pesticidas químicos utilizados solamente contra insectos u otras plagas son prontamente ingeridos por otros organismos y transmitidos en la cadena alimenticia. Carson observó que después de que en Detroit rociaran los olmos de la ciudad con insecticidas, las autoridades recogieron subsiguientemente los cadáveres de petirrojos contaminados por DDT. Los pájaros se habían alimentado con lombrices que a su vez habían ingerido las hojas caídas de los árboles rociados.

"Sólo con que un petirrojo ingiera once lombrices grandes, puede recibir una dosis letal de DDT", escribió Carson. "Y once lombrices forman solamente una porción pequeña de las raciones diarias de un pájaro que come de diez a doce lombrices en la misma cantidad de minutos".

Aproximadamente la mitad del manuscrito de Carson fue publicado en junio de 1962 en tres números consecutivos de la revista New Yorker. Los fragmentos iniciaron un debate nacional. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos recibió muchas cartas expresando "horror y asombro" ante el hecho de que el DDT y otros "elixires químicos de la muerte" fueran de uso común.

Al preguntársele al presidente John F. Kennedy si el gobierno de los Estados Unidos estaba investigando el uso del DDT, éste respondió: "Sí... particularmente después de la publicación del libro de la señorita Carson".

Gran parte del sector industrial químico consideró que la obra Silent Spring una amenaza. "Nuestros socios armaron un lío de mil demonios", informó una asociación del sector de plaguicidas. El New York Times informó que "ciertas empresas de productos químicos hicieron que sus científicos analizaran el libro de Rachel Carson línea por línea".

Pero sus destractores encontraron muy pocos errores en los hechos. La crítica se centró en cambio en cómo Carson dramatizó sus inquietudes y minimizó los beneficios reales de los pesticidas al asegurar el abastecimiento abundante de alimentos a costos razonables. "Intenta asustarnos todo lo posible", escribió el crítico literario del New York Times acerca de Silent Spring "y, en gran medida, lo hace con éxito".

La publicidad creó demanda popular del libro, que  Silent Spring fue publicado en forma de libro en septiembre de 1962, el "Club libro del mes" lo seleccionó como tal para el mes de octubre, y el libro se convirtió rápidamente en un superventas. La cadena televisiva CBS transmitió un documental de una hora acerca del libro.

Una verdad mayor

Tal como lo entendieron los críticos de Carson, la fuerza emocional de "Primavera Silenciosa" superó las objeciones a partes específicas del argumento de Carson. Aún cuando la revista Time arguyó que "muchas de las generalizaciones espeluznantes ... evidentemente carecen de solidez", la mayoría de los lectores concluyó que Carson entendió y describió con exactitud una verdad mayor: que la creciente dependencia de los humanos de productos químicos letales acarreaba costos reales que no eran enteramente conocidos.

Pocos lectores pudieron resistir la destreza literaria de Carson. "Érase una vez un pueblo en el corazón de Estados Unidos donde la vida parecía vivir en armonía con su entorno", escribió:

Luego, una extraña plaga se extendió sobre el lugar y todo empezó a cambiar. [...] Hubo un silencio raro. [...] Los pocos pájaros que se veían estaban moribundos; temblaban violentamente y no podían volar. Fue una primavera carente de voces. Por las mañanas, que antaño palpitaban con el matutino coro de voces de las multitudes de pájaros, ahora no había sonido alguno; solamente el silencio cubría los terrenos, los bosques y los pantanos.

En mayo de 1963, la Comisión de Asesoramiento Científico del presidente Kennedy publicó un informe de cuarenta y tres páginas en el que exhortó a que se pusieran límites al uso de pesticidas. Kennedy ordenó inmediatamente que se pusieran en práctica sus recomendaciones, las que incluyeron la terminación de algunos de los programas de rociado del Departamento de Agricultura y un estudio a elaborar por la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) -"lo más rápido posible"- de los niveles de tolerancia a residuos de pesticidas en el abastecimiento de alimentos. El informe reconoció también que "hasta la publicación del libro Silent Spring de Rachel Carson, la gente generalmente no tenía conocimiento de la toxicidad de los pesticidas".

Silent Spring demostró ser un catalizador de enorme peso en la elaboración de medidas de protección del medioambiente en Estados Unidos. En 1972, la FDA prohibió casi todos los usos de DDT en Estados Unidos (muchos creen que, si se utiliza con prudencia, esta sustancia química es beneficiosa en países plagados por la malaria), y leyes nuevas limitaron el uso comercial del pesticida a "distribuidores certificados" debidamente adiestrados.

Rachel Carson vivió solamente un año y medio después de la publicación de Silent Spring y no alcanzó a ver su enorme contribución al renacimiento de la conciencia ecológica, pero sí llegó a ver la influencia que había ejercido. "Me he sentido obligada a hacer lo que pudiera", le escribió a un amigo. "Pero ahora puedo creer que por lo menos he ayudado en algo".

Michael Jay Friedman es redactor de la Oficina de Programas de Información Internacional del Departamento de Estado de Estados Unidos. Tiene un doctorado en historia política y diplomática de los Estados Unidos.

(America.Gov is a product of the Bureau of International Information Programs, U.S. Department of State.  Web site: http://www.america.gov/es )

CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN LIBREMENTE
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en RSE de la ONU
www.consultajuridicachile.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.biocombustibles.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02-  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – BIOCOMBUSTIBLES  ,   y asesorías a nivel internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

No comments: