Thursday, September 04, 2008

Politeísmos', de Álvaro Naira

Politeísmos', de Álvaro Naira

Posted: 03 Sep 2008 03:26 PM CDT

La novela que nos ocupa es algo diferente a la mayoría de novelas que pueblan los anaqueles de las librerías. No lo es por su contenido, ni siquiera por el diseño de su portada. Lo es, precisamente, porque Politeísmos, de Álvaro Naira, es una novela que no existe en los anaqueles de ninguna librería ni biblioteca.

Esta circunstancia no se da por el hecho de que Politeísmos sea un libro inédito, ni tampoco porque algún crítico la haya calificado de soberanamente mala: tenemos montañas de libros estigmatizados con este marchamo que se venden como rosquillas en todas las librerías del mundo. Politeísmos no existe físicamente porque su autor ha decidido publicarla gracias a la impresión por demanda o la descarga gratuita en pdf de la editorial virtual Lulu.

La autoedición conlleva sus riesgos para el lector potencial: ¿quién te garantiza que no vas a leer una birria? (aunque muchas veces leas birrias avaladas por crítica y público). Pero en el caso de Álvaro Naira, esta cortapisa ha sido salvada con creces: su blog, donde, además de escribir crítica literaria y similares, ha reflejado minuciosamente la procelosa odisea de intentar sacar a la luz su primera novela, ha causado grandes expectativas entre sus cyberlectores, en los que me encuentro. Naira escribe de forma cortante, como un golpe en la boca del estómago, destila unas reflexiones brillantes, un sarcasmo que se echa en falta en otros púlpitos. De hecho, sus idas y venidas en su intento por publicar Politeísmos constituyen en sí mismas una excelente carta de presentación de su obra literaria.

Muchos éramos los que nos interesábamos por la fecha de publicación de la dichosa novela, que a punto estuvo de ser publicada por una editorial tradicional, pero que siempre acababa sufriendo reveses y retrasos que no hacían más que alimentar el deseo de hincarle el diente a esa novela que Naira no dejaba de autopromocionar descaradamente. En otros, tanto bombo y platillo acabaría desalentando al lector potencial, pero en alguien que era capaz de ser tan tremendamente interesante en las distancias cortas, los plazos y moratorias creaban una expectativas que ni el próximo volumen de Harry Potter, si lo hubiera. Finalmente, como él mismo dice:

He decidido que no voy a volver a hablar de lo malévolo y villano que es el mercado del libro es una buena temporadita porque me siento gilipollas; como un niño ofendido que presta sus rotuladores y luego se enfada con el de al lado y se agarra una rabieta porque ahora que pinta el otro él también quiere, aunque antes prefiera zamparse la plastilina a bocados. He escogido mi cuchara, así que voy a comer con ella. Sin lamentaciones. Me autoedito con Lulú, diciéndolo bien clarito, y no co Imagine ni Atlantis ni otra de las miles que hay, primero porque en ésas te piden pelas, y segundo porque no quiero engañar a nadie, como hacen en esos sitios tanto autores como editores: los primeros fingen que "publican" cuando han pagado, y los segundos, encima de cobrar, se hacen pasar por una editorial de verdad.

Bien, después de todo esto, finalmente ¿Politeísmos vale la pena? Sin ningún género de dudas. Y habida cuenta de lo que se publica hoy en día, uno no acaba de entender cómo es posible que varias editoriales no se hayan rifado el manuscrito de Naira.

Politeísmos es una fantasía realista, urbana y sucia, una vuelta de tuerca al mito del lobo:

Dentro tienes dos almas: una es la humana, la que gobierna a la mayoría de la gente; es la que actúa cuando eres acomodaticio, mezquino y cobarde, cuando esparces tu basura y pudres el mundo en el que vives. Otra es el animal que la combate y la devora. Es la que te hace libre.

La novela arranca con una turbulenta historia de sexo entre el protagonista, Álex, que contiene a un lobo, y Verónica, que contiene a una zorra. En ocasiones, y salvando las distancias y añadiéndole un toque gótico, el ambiente recuerda al de la película de Daniel Monzón El corazón del guerrero. Sin embargo, fastidia un poco que el ambiente escogido para ambientar la historia sea precisamente el más soso, manido e infantiloide del imaginario fantástico: los góticos y los siniestros: esas criaturas presuntamente nihilistas que visten de negro, imitando a El Cuervo y a Matrix, y que suman puntos frente a sus adláteres si llevan del cuello una cruz invertida. Aunque, qué le vamos a hacer, los góticos, así como los tunning, por muy cansinos que resulten, están de moda, como puede comprobarse en el último premio Minotauro de litetatura fantástica, Gothika, de Clara Tahoces. Afortunadamente, Naira no hace demasiadas concesiones a esta tendencia estética, e incluso la ridiculiza en alguna línea, y por supuesto supera de largo a Gothika.

Porque se nota que Naira no pone el modo automático para escribir, ni tampoco pretende agradar a todos los lectores. Y, si lo hace, luego pasa el texto por una corrección metódica, hasta conseguir que, al menos una vez en cada página, aparezca alguna imagen original, una metáfora bien buscada o hasta una palabra que uno gusta de paladear. Porque, aunque en apariencia pueda resultar ligera, cada página de Politeismos es como una obra pictórica: vemos el acabado más o menos atractivo, pero al aproximarnos (sobre todo los que gustan de aprender de las técnicas empleadas por el autor) somos capaces de distinguir los innumerables trazos que dan forma al conjunto.

largo abrigo matrixero de cuero
negro y botas descomunales,

replicó una
vez con una frialdad de nitrógeno líquido

con un dado de rol al cuello, la nariz corva y la melena a lo Betty
Page electrizada por la plancha

Aquí vemos unos ejemplos de la catadura de sus imágenes, muy contemporáneas, unidas a la realidad de cualquier joven. Frases cortas y precisas, un lenguaje ágil, una adhesión a la cultura marginal, muchas palabrotas; todo cabe en Politeísmos. Además, Naira sabe hacer hablar a sus adolescentes. Normalmente, los jóvenes de 17 años
de las novelas hablan de forma tan ortopédica y academicista como los niños del cine español o de las comedias del Disney Channel. Aquí, los jóvenes hablan de verdad, con vulgarismos, con alusiones obscenas, muy obscenas, al sexo y a las drogas, y dicen mucho "tía" y "joder" para apuntalar sus frases infestadas por el virus taquigráfico de los SMS. El punto negativo estriba, quizá, en que Naira abusa tanto de este recurso que en ocasiones la novela se pierde en larguísimas conversaciones superfluas que no hacen avanzar la historia, provocando que la atención del lector naufrague sin remedio. Como exposición hiperrealista de los pensamientos de un puñado de jóvenes, está bien, pero mucho de lo que lo vierten al lector bien podría haberse resuelto con alguna somera descripción. Afortunadamente, tras estas digresiones estomagantes vienen pasajes que vuelven a atraparnos poderosamente.

Iba sacando impresiones fugaces, como restallidos de látigo, de sus dioses: aquel rubio estirado de mirada altiva que bajaba los peldaños de cuatro en cuatro con un relajado bamboleo, un tigre; la chica larga y afilada que descendía con lentitud a la vera del pasamanos, una serpiente; los ojos descomunales en un rostro a mitad de camino entre lo enigmático y lo bobalicón pertenecían a una lechuza; esos chavales bocazas que se iban empujando el uno al otro desde el patio de columnas eran dos rebecos; las niñas chillonas regordetas una nidada de gallinas.

Naira asegura que no volverá a escribir, al menos para los demás, tras chocar de frente con las numantinas resistencias editoriales a las voces nuevas que no están apadrinadas por prócer literario alguno. Lo entiendo. Escribir, en ese sentido, puede llegar a ser tremendamente ingrato. Sin embargo, esperemos que algún día Álvaro Naira cambie de opinión o que algún editor apueste por él como se merece. Y si ello no fuera posible, al menos que su blog abra de nuevo sus puertas para saciar a los que buscan experiencias fuertes (literariamente hablando).

Sitio Oficial | Politeísmos
Más Información | Blog de Álvaro Naira


CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN LIBREMENTE
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en RSE de la ONU
www.consultajuridicachile.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.biocombustibles.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02-  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – BIOCOMBUSTIBLES  ,   y asesorías a nivel internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

No comments: