Saturday, June 02, 2007

Polémica entre filósofos Grouchos y marxistas

Polémica entre filósofos Grouchos y marxistas
kaosenlared.net - Barcelona,Cataluña,Spain
... realizándose a continuación el comentario que ellos suscitan. ¿Puede un "catedrático" del marxismo-leninismo comentar libros que no ha leído? ...
Ver todos los artículos sobre este tema

La Sangre de los Inocentes
OcioJoven - Spain
Pero después de haberlo leído y después del comentario que voy a hacer, va a ser difícil que su próximo libro me llame la atención. ...
Ver todos los artículos sobre este tema

"Grand Hotel" en Oberá
OberaOnline - Argentina
Consecuentemente, merece su enfoque y comentario. Estamos ante una primicia periodística, relacionada, intrínsecamente, con el próximo futuro y el despegue ...
Ver todos los artículos sobre este tema

Aplauden regreso del Civismo y rechazan cargar más libros
Rumba de México - Mexico
... materiales para la escuela, es decir, un libro y cuaderno más para los próximos años escolares, pero concluyó su comentario diciendo que le parece bien.
Ver todos los artículos sobre este tema

La enciclopedia del Proyecto Galicia alcanza los 50 tomos
El País (España) - Madrid,Spain
El segundo, en el Instituto de Lugo, el comentario de un profesor, Xesús Alonso Montero, acerca de cómo había sido rechazado un candidato a un puesto en la ...
Ver todos los artículos sobre este tema

Saludos
rodrigo gonzalez fernandez
consultajuridicachile.blogspot.com
Renato Sánchez 3586 of 10
fono:5839786
Santiago Chile

¿LIBROS VIRTUALRES O DE CARNE Y HUESO? DESDE MONOGRAFIAS

¿Libros virtuales o de carne y hueso? -  Newsletter #320
 
¿Libros virtuales o de carne y hueso? -  Editorial
 
  
Frase de la semana
"La única patria feliz, sin territorio, es la conformada por los niños."
-Rainer Maria Rilke

Desde el siglo pasado (es decir, nuestro querido, cientificista y cruel siglo XX) que hay gente preocupada por un tema exquisito: El libro, ¿continuará existiendo como libro?.

Después de reflexionar un rato sobre la oportunidad de la pregunta, emprendimos la búsqueda, y dimos con un ensayo  llamado "Libro y lectura en la era digital. El gran desafío de la educación actual", de Jorge G. Paredes M., autor peruano.

El trabajo abre con esta cita: "A nosotros, los lectores de hoy, supuestamente amenazados de extinción, todavía nos queda por aprender qué es la lectura"(Alberto Manguel). Y mientras meditábamos en la sabiduría de estas palabras, comenzamos a leer... en la pantalla.

Así, nos enteramos de que ésta es la segunda (y más completa) versión de un artículo del autor llamado "El futuro del libro y el libro del futuro. Una mirada desde la óptica pedagógica".

Y que debido a la cantidad de comentarios y opiniones recibidas de estudiosos que, a su vez, habían enviado a colegas y amigos la monografía publicada en nuestro sitio, decidió ampliar su nota con aquellas cuestiones que sus corresponsales reclamaban por ausentes.

"En lo fundamental el trabajo es el mismo (...) aunque nuevamente se me quedan algunos temas ya no en el tintero sino en mi cerebro...", dice Paredes en la Introducción.
Su estudio es amplio y revisa opiniones en contra y a favor del libro "de carne y hueso" (permítasenos esta humorada). Habla también de la denominada "revolución de las tecnologías de la información (informática más telecomunicaciones)".

Acá hay apartados como "La escuela y el homo videns", donde se examinan -siempre en relación con el libro y la lectura- los valores del posmodernismo, del "pospensamiento", y se ubica en el desarrollo de la escuela desde la última mitad del siglo XX hasta nuestros días. Considera lo rescatable de la escuela tradicional, lo fecundo de "la Escuela Nueva" ("el boom pedagógico de los 70"), y la tercera fase del proceso, lo que llama, con una expresión del pedagogo Massun, "escuela zapping".

Pero dice mucho, muchísimo más, y aclara algunos conceptos que siempre han desconcertado y confundido a todos los que intentan propagar la lectura y los lectores, en especial,  "la opción lectura obligatoria o lectura por placer".

Finalmente, bajo el subtítulo "Evolución de los soportes de la escritura" alumbra el panorama de la historia del libro, esquemáticamente, hasta llegar a "El libro en la era de la información: el desafío de Internet".

Les recomendamos vivamente el trabajo anterior, al que pueden agregar como digno complemento la excelente "Historia de las computadoras: desde que el hombre inventó la escritura, hasta las tecnologías del futuro", de César Valencia Campuzano.

Y no olviden pasar por nuestro Blog, que hoy les ofrece "Una perla para Jorge Luis Borges". Les recordamos que quienes quieran dejar plasmadas sus opiniones sobre este artículo pueden hacerlo directamente en nuestro Blog, y muchas gracias a todos por las respuestas recibidas cada semana.

Saludos
rodrigo gonzalez fernandez
consultajuridicachile.blogspot.com
Renato Sánchez 3586 of 10
fono:5839786
Santiago Chile

¿quien no ha leido cien años de soledad? garcia Marquez

Gabriel García vuelve a 'Macondo'

efe

El escritor colombiano Gabriel García Márquez regresó a Aracataca, su pueblo natal, después de 25 años de ausencia, y lo hizo en el "tren amarillo" que aparece en sus obras y que recorría la zona bananera del norte del país hace ocho décadas, en tiempos de esplendor.

"Gabo" siguió así la temporada de homenajes que comenzó el pasado 6 de marzo, cuando cumplió 80 años, y siguió días después en el IV Congreso Internacional de la Lengua Española, donde se le celebraron los 40 años de la publicación de "Cien años de soledad", su novela cumbre, y los 25 del Premio Nobel de Literatura.

Según allegados al escritor, éste se había manifestado reacio a regresar a Aracataca por una especie de agüero, que le hacía temer que fuera la última vez en hacerlo.

El tren amarillo, que en realidad es color crema y azul celeste, está formado por una locomotora identificada con el número 1047, que tira tres vagones, uno de ellos con sillas laterales de madera y persianas amarillas de subir y bajar, al estilo de los años 40 del siglo pasado, como narra el escritor en sus libros.

El tren partió de la estación contigua al puerto de Santa Marta, la ciudad más antigua de Colombia, fundada en 1525, y capital del departamento caribeño del Magdalena, y gastó casi cuatro horas en cubrir los 80 kilómetros de recorrido.

En el vagón principal iban García Márquez -vestido de blanco-, su esposa Mercedes y medio centenar de familiares y amigos, funcionarios y empresarios que promueven la recuperación de la ruta ferroviaria.

Entre los amigos estaba el compositor de música vallenata Rafael Escalona, uno de cuyos temas más famosos, "El testamento", habla de "un diablo al que le llaman tren" que "de tarde se mete a Santa Marta".

El escritor recibió una llamada por teléfono de uno de sus amigos más conocidos, el ex presidente estadounidense Bill Clinton, quien lo acompañó el pasado 26 de marzo en la ciudad colombiana de Cartagena, en el homenaje que se le tributó durante el IV Congreso de la Lengua.

El tren es un proyecto turístico y cultural que pretende recuperar ese sistema de transporte e impulsar el desarrollo y la cultura de la zona.

La locomotora fue fabricada en 1969 por la Sociedad Española de Construcciones Basbcock y Wilcox, con licencia de General Electric.

Los vagones se restauraron en un taller cerca de Medellín y llegaron en camiones a Santa Marta pocas horas antes de la partida.

Después de serpentear las montañas que bordean el mar, el ferrocarril se abrió paso entre los platanales, mientras los habitantes de los pueblos y trabajadores de las haciendas salían a saludar la caravana.

Los vagones, animados por bailes típicos, pasaron por Gaira, Bonda, Ciénaga, Riofrío, Orihueca, Prado, Sevilla -que fue la sede de la estadounidense United Fruit Company-, Guacamayal, Tucurinca y, por fin, Aracataca.

Fue entre Guacamayal y Sevilla de donde se dice que salió el nombre de Macondo, inmortalizado como universo mítico de la obra de García Márquez y que, según distintos estudiosos, proviene del nombre de una clase de plátano de origen africano o de una de las haciendas de la región.

Al llegar a Aracataca, el escritor paseó por las calles polvorientas en un coche de caballos y al final no subió a un automóvil descapotable de los años 40 que le tenían preparado, en medio de 34 grados centígrados a la sombra.

Después llegó a un almuerzo en el que se sirvieron viandas de la tierra como sierra guisada -una variedad de pescado-, ensalada, arroz con coco, posta de carne, "cayeye" -un puré hecho con plátanos pequeños- y de postre, dulce de corozo, una fruta del Caribe.

Las estaciones del "tren amarillo" guardan poco de los buenos tiempos que vivió la zona, escenario de la célebre huelga de las bananeras en 1928 y de la no menos famosa masacre de trabajadores, mencionadas por García Márquez en sus obras, que hablan de vagones llevando centenares de cadáveres para arrojarlos al mar.

En alguna parte de "Cien años de soledad", su autor recuerda a Aracataca "estremecida por un silbato de resonancias pavorosas, y una descomunal respiración" del "inocente tren amarillo".

Ahora, después de recorrer 80 kilómetros llegó a Aracataca, donde se detuvo en medio de un profundo suspiro mientras se desataba una estampida alrededor del vagón y los niños vitoreaban a "Gabo" en una estación pintada con mariposas amarillas, como las que revoloteaban alrededor de Mauricio Babilonia en "Cien años de soledad".

El escritor del realismo mágico, conocido por su legendaria timidez y sorprendido por las muestras de afecto de la gente, se limitó a poner cara de pánico por lo que le esperaba al descender del tren y a manifestar: "¿Se dan cuenta de que yo no inventé nada?".

Saludos
rodrigo gonzalez fernandez
consultajuridicachile.blogspot.com
Renato Sánchez 3586 of 10
fono:5839786
Santiago Chile