Monday, February 12, 2007

CARTA DE MARTIN LUTHER KING

Carta desde la cárcel de la ciudad de Birmingham", por Martin Luther King

(La marcha por los derechos civiles requería una "especie de Discurso de
Gettysburg") (1230)

La siguiente reseña apareció como columna complementaria al artículo de
David Garrow "King: La Marcha, El Hombre, El Sueño", publicado en la
revista American History en agosto de 2003.

Se ha otorgado permiso para uso en sitios web y republicación/traducción
por las oficinas de Diplomacia Pública de Estados Unidos y por la prensa
fuera de Estados Unidos. En la página del título debe reconocerse el
crédito del autor y la fuente e incluir la siguiente línea: Derechos de
autor ©2003 de PRIMEDIA Enthusiast Publications Inc. Todos los derechos
reservados.

(comienza el artículo)

La "Carta desde la cárcel de la ciudad de Birmingham" de Martin Luther King
Jr.
Por Douglas Brinkley

"Hay dos clases de leyes, las justas y las injustas", escribió desde la
cárcel el Dr. Martin Luther King Jr. el fin de semana de Pascua en 1963.
"Uno tiene la responsabilidad moral de desobedecer las leyes injustas".
Santo Tomás de Aquino no habría estado en desacuerdo. La imagen grabada en
la memoria nacional es la del Dr. King de "Yo tengo un sueño", pronunciado
hace 40 años en la ciudad de Washington, de manera que es difícil imaginar
al hombre de 34 años en una celda estrecha en la cárcel de Birmingham,
solo, agazapado al anochecer, usando los márgenes de las hojas de un diario
y el reverso de escritos legales  para sentar las bases filosóficas del
movimiento por los Derechos Civiles.

La "Carta desde la cárcel de la ciudad de Birmingham", considerada ahora un
clásico de la literatura mundial, fue escrita en respuesta a ocho clérigos
blancos locales que en el periódico Birmingham News habían denunciado la
protesta pacífica del Dr. King, exigiendo el fin de las manifestaciones por
la desegregación en los comedores, baños y tiendas. La carta del Dr. King
tuvo que ser sacada de la cárcel clandestinamente y en segmentos por sus
abogados, llegando pensamiento por pensamiento al cuartel central
improvisado de la Conferencia de Líderes Cristianos del Sur en el Motel
Gaston. El Dr. King, un cristiano intensamente disciplinado, logró moldear
un manifiesto moderno de resistencia pacífica tomando como base las
enseñanzas de Jesús y de Gandhi.

A través de la década de 1960 la sola palabra "Birmingham" evocaba imágenes
inquietantes de ataques con bombas a iglesias y la brutalidad de la policía
de Eugene "Bull" Connor, perros gruñendo y poderosos chorros de agua de
mangueras a presión. Cuando King pasó sus nueve días en la cárcel de
Birmingham, la ciudad era una de las más rígidamente segregadas del sur a
pesar de que los afroestadounidenses constituían el 40 por ciento de la
población. Como escribiera Harrison Salisbury en el periódico The New York
Times, "las calles, el suministro de agua y el sistema de cloacas" eran las
únicas instalaciones públicas compartidas por ambas razas. No obstante,
para el momento en que el Dr. King fue asesinado en Memphis cinco años más
tarde, su filosofía había triunfado y las leyes de Jim Crow habían sido
aplastadas. La "Carta desde la cárcel de la ciudad de Birmingham" se
traduciría con el tiempo a más de 40 idiomas.

Gracias a la carta del Dr. King, "Birmingham" fue un toque de atención para
la acción del movimiento contra el apartheid en Sudáfrica, especialmente en
la década de 1980, cuando llegó a su cumbre el clamor internacional por la
liberación de Nelson Mandela. El arzobispo Desmond Tutu citó la carta en
sus sermones, el cantante jamaicano de reggae Bob Marley guardaba una copia
con él como amuleto de buena suerte, y los hijos del primer ministro Kwame
Nkrumah de Ghana la recitaban como si el texto del Dr. King fuera una
escritura sagrada. Durante la guerra fría, Carta 77 de Checoslovaquia,
Solidaridad de Polonia y el Movimiento de los Pastores de Alemania Oriental
hicieron traducir la "Carta desde la cárcel de la ciudad de Birmingham" y
la diseminaron entre la población clandestinamente.

Así como el Dr. King había sido inspirado por el ensayo "Desobediencia
Civil" de Henry David Thoreau, escrito en una cárcel de Massachusetts para
protestar contra la guerra entre México y Estados Unidos, una nueva
generación de oprimidos en el mundo adoptó la carta como una fuente de
valor y de inspiración. La segregación y el apartheid estaban apoyados por
leyes claramente injustas, porque distorsionaban el alma humana y dañaban
su psique. El remedio del Dr. King fue la acción directa pacífica, la única
manera válida espiritualmente de sacar una injusticia flagrante a la
superficie, donde se pueda ver y corregir.

Mubarak Awad, un psicólogo clínico educado en Estados Unidos, tradujo la
carta en Jerusalén en 1983 para que los palestinos la usaran en sus
talleres para enseñar a los estudiantes sobre la lucha pacífica. Cuando un
estudiante chino se paró frente a un tanque en la Plaza de Tiananmen el 4
de junio de 1989, inquebrantable en sus convicciones democráticas, estaba
actuando simbólicamente conforme a las enseñanzas del Dr. King derivadas de
su intrépida carta de Birmingham.

El activista argentino por los derechos humanos Adolfo Pérez Esquivel,
ganador del premio Nobel de la paz en 1980, se inspiró en parte por la
carta de King para crear el Servicio Paz y Justicia, una organización de
América Latina que documentó la tragedia de los desaparecidos. En la
actualidad sería difícil encontrar un novelista o poeta africano,
incluyendo a Chinua Achebe y a Wole Soyinka, que no haya sido incitado a
denunciar el autoritarismo por la noción de King de que es moralmente
esencial ser un protagonista audaz en favor de la justicia. Incluso el
republicano conservador William J. Bennett incluyó la "Carta desde la
cárcel de la ciudad de Birmingham" en su Libro de Virtudes.

El atractivo universal de la carta del Dr. King reside en la esperanza que
brinda a los desheredados de la Tierra, los millones de pobres sin voz que
pueblan el planeta desde los vertederos de basura de Calcuta hasta las
aldeas de SIDA de Haití. Su carta describe "la vergonzosa humillación" y
"crueldades inexpresables" de la esclavitud estadounidense, y así como el
Dr. King fue forzado a reducir sus pensamientos sagrados a las palabras
profanas del periódico a fin de triunfar sobre la injusticia, los
afroestadounidenses ganarían su libertad un día debido a que "la herencia
sagrada de nuestras naciones y la voluntad eterna de Dios están plasmadas
en nuestras resonantes demandas".

El Servicio de Parques Nacionales ha designado distrito histórico la
Avenida Sweet Auburn de Atlanta, donde vivió y está enterrado el Dr. King.
Bancos, comercios y oficinas del gobierno cierran cada enero en homenaje al
mártir de los derechos civiles. Pero el tributo viviente al Dr. King, el
que más le habría gustado a él, es el impacto que su "Carta desde la cárcel
de la ciudad de Birmingham" ha tenido en tres generaciones de luchadores
internacionales por la libertad.

Estas páginas de poesía y justicia se cuentan ahora como uno de los
manuales de instrucción supremos de ayuda propia del siglo XX sobre cómo
los Davides pueden enfrentar a los Goliats sin derramar sangre. La "Carta
desde la cárcel de la ciudad de Birmingham" no tiene rivales como
declaración eterna que hace resonar la esperanza en los valles de la
desesperación, constituyendo un documento estadounidense tan especial como
la Declaración de la Independencia o la Proclama de Emancipación.

(termina el artículo)
Saludos cordiales
RODRIGO GONZALEZ FERNANDEZ
CONSULTAJURIDICACHILE.BLOGSPOT.COM
Renato Sánchez 3586 dep 10
Santiago, Chile

Todo depende de las palabras

Todo depende de las palabras
que se digan y como se dicen

 

Una conocida anecdota arabe dice que en una ocasión, un Sultan soño que habia perdido todos los dientes. Al despertar llama a un Adivino para que interpretase su sueño.

- Que desgracia Mi Señor! - exclamo el Adivino - Cada diente caido representa la perdida de un pariente de Vuestra Majestad.

- Que insolencia! - grito el Sultan enfurecido 

- Como te atreves a decirme semejante cosa? Fuera de aquí!!!

Llamo a su guardia y ordeno que le dieran cien latigazos. Mas tarde ordeno le trajesen a otro Adivino y le conto lo que habia soñado. Este, despues de escuchar al Sultan con atencion, le dijo:

- Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobrevivireis a todos vuestros parientes.

El semblante del Sultan se ilumino con una gran sonrisa y ordeno le dieran cien monedas de oro. Cuando este salia del palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado:

- No es posible!, la interpretacion que habeis hecho de los sueños es la misma que el primer Adivino.

- No entiendo por que al primero le pago con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro.

- Recuerda bien amigo mio - respondio el segundo Adivino - que todo depende de las palabras que se digan y como se dicen. Comunicar es un arte.  

Publicado en Informe Semanal por http://www.iniciativasnet.com

 

Saludos cordiales
RODRIGO GONZALEZ FERNANDEZ
CONSULTAJURIDICACHILE.BLOGSPOT.COM
Renato Sánchez 3586 dep 10
Santiago, Chile